2. Cadena de Valor VSM – Principios del Lean 

La búsqueda constante de la eficiencia y la mejora continua es un objetivo fundamental para las empresas de todos los sectores. En este sentido, la Cadena de Valor o VSM (Value Stream Mapping) y los principios del Lean se han convertido en herramientas fundamentales para identificar y eliminar desperdicios, optimizar procesos y agregar valor para el cliente.

Definición de cadena de valor VSM

La cadena de valor o VSM es una secuencia de actividades (con y sin aporte de valor) desarrolladas para conseguir un determinado producto o servicio a través de las tres tareas típicas de gestión de un negocio:

  • Gestión de materiales y transformación del producto
  • Gestión de la información
  • Gestión de resolución de problemas.

VSM (value stream map)

El VSM es la herramienta adecuada para analizar el flujo de fabricación desde las materias primas hasta el producto terminado, un proceso administrativo en el que los documentos avanzan por distintas fases, un flujo de materiales en un almacén …

  • Es la base para establecer un plan de acciones Kaizen ligadas entre sí a lo largo de la cadena de valor.
  • Muestra la relación entre el flujo de materiales y el flujo de información.
  • Ayuda a entender y analizar de forma global una cadena de valor, más allá del análisis de un único proceso.
  • Ayuda a identificar el desperdicio y sus causas.
  • Utiliza símbolos estandarizados para establecer un lenguaje común en el análisis de procesos.
  • Sirve para establecer cambios en los flujos, representar las alternativas y tomas decisiones.

Consulta los Principios Lean para comprender la foto global de Lean Manufacturing de Toyota.

Principios del Lean Manufacturing


Introducción

El sistema Toyota se fundamenta en los cinco principios del Lean, que se definen:

Los 5 principios lean

Los cinco principios del Lean son una base fundamental en la filosofía de gestión Lean. Estos principios se enfocan en eliminar el desperdicio, mejorar la eficiencia y crear valor para el cliente. En este artículo, exploraremos los principios del Lean y cómo se aplican en diversas organizaciones.

  1. Identificar el valor desde la perspectiva del cliente: El primer principio del Lean consiste en comprender qué es valioso para el cliente. Esto implica analizar los productos o servicios desde la perspectiva del cliente y determinar qué características son realmente importantes para ellos. Al entender el valor que el cliente busca, las organizaciones pueden enfocar sus esfuerzos en proporcionar el servicio necesario.
  2. Mapear el flujo de valor: El segundo principio del Lean se refiere a mapear el flujo de valor, es decir, identificar y visualizar todos los pasos involucrados en el proceso de producción. Este mapeo ayuda a comprender cómo se realiza el trabajo, desde la adquisición de materias primas hasta la entrega final al cliente. Al analizar el flujo de valor, se pueden identificar cuellos de botella, tiempos de espera y actividades innecesarias, lo que permite tomar medidas para mejorar la eficiencia y eliminar el desperdicio.
  3. Crear flujo continuo: Se centra en la creación de un flujo continuo en los procesos de trabajo. Esto implica eliminar cualquier interrupción o retraso en el flujo de trabajo, de modo que los productos o servicios puedan fluir de manera suave y constante. Al reducir los tiempos de espera y minimizar los lotes de trabajo, se pueden evitar cuellos de botella y mejorar la velocidad y la eficiencia del proceso.
  4. Establecer un sistema pull: El cuarto principio del Lean se basa en la idea de establecer un sistema pull. En lugar de producir basándose en la demanda pronosticada o empujar productos al siguiente paso del proceso, se utiliza un enfoque pull en el que se produce solo lo que se necesita en el momento adecuado. Esto ayuda a evitar la sobreproducción y el almacenamiento innecesario de inventario, lo que a su vez reduce el desperdicio y mejora la eficiencia global del sistema.
  5. Buscar la perfección a través de la mejora continua: El quinto principio del Lean implica buscar la perfección a través de la mejora continua. Esto implica un enfoque constante en la identificación y eliminación del desperdicio, así como la búsqueda de formas de mejorar continuamente los procesos y los resultados.

Conclusiones

Los cinco principios del Lean son fundamentales para mejorar la eficiencia y eliminar el desperdicio en las organizaciones. Al comprender el valor desde la perspectiva del cliente, mapear el flujo de valor, crear flujo continuo, establecer un sistema pull y buscar la perfección a través de la mejora continua, las organizaciones pueden lograr una mayor eficiencia operativa, satisfacer las necesidades del cliente y obtener una ventaja competitiva diferencial.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
Salir de la versión móvil